RSS

La cultura nórdica hasta la Edad Media

22 Oct

Antes de empezar con el propio artículo, hay que aclarar que en lo que hoy se conoce como Escandinavia hay dos grandes culturas diferenciadas desde incluso antes de su llegada al norte de Europa. Está la germánica que es sobre la que versará el artículo y otra ligada a las lenguas urálicas, es decir: los Saamis, que en la actualidad están distribuidos por el norte de Noruega y Suecia (sobre todo en el área de Laponia) y los Suomi, cuya mayor población se distribuye entre Finlandia (donde su lengua es oficial, junto con el sueco) y el noroeste de Rusia.

Ya se ha escrito con anterioridad sobre las runas y sus usos, pero la cultura en sí solía transmitirse de forma oral, desde la historia de grandes héroes de antaño hasta cómo construir un barco a hachazos o cómo y de dónde extraer el metal para las propias hachas.

El sur de Noruega y Suecia han sido habitadas por humanos desde el Mesolítico, aunque sólo eran pequeños pueblos nómadas que no dejaron muchas pruebas hasta que dio comienzo la Revolución Neolítica, en la cual empezaron a establecer los primeros asentamientos permanentes. Después vino la Edad de Bronce, durante la cual empezó a haber gran actividad naval en Escandinavia, y tras ésta llegó la Edad del Hierro, es decir: los comienzos de la Era Vikinga.

Sobre los vikingos ya hay mucha más información. Todos los interesados en el tema conocen o han oído hablar de la literatura medieval escandinava, sagas escritas en dicho lugar que hoy son utilizadas para estudiar su historia y cultura, y cuyos máximos exponentes son las Eddas. Esta literatura merece un artículo aparte, por lo que éste se centrará en cómo se llegó a ese punto.

La cultura se transmitía básicamente de forma oral, de generación en generación, como ocurría a su vez en el este de Escandinavia, en Finlandia. Los conocimientos de oficio, ya fuese la metalurgia o posteriormente la propia guerra, eran transmitidos de padres a hijos. Sin embargo había gente que se dedicaba a memorizar la propia historia, canciones y otros modos de expresión cultural: los skalder. Posteriormente, hacia el siglo X, serían los propios monjes cristianos los que se encargarían de registrar esta cultura, pero había grandes diferencias entre ellos y sus predecesores. Los monjes sólo salían de la iglesia para preguntar a la gente del pueblo por su historia y costumbres, cosa que ellos normalmente no compartían, mientras que los skalder sí. Por lo tanto, un monje casi nunca tomaba parte en la propia historia, sólo sabía lo que le contaban. Sin embargo, un skald, era algo más que un tipo culto, era un guerrero. Además solía acompañar a los jefes de su poblado, y a los propios reyes ( recitándoles poemas conocidos como drápa) más tarde, allí donde éstos fueran. Tomaban parte en las batallas y eran capaces de recitar poesías a sus líderes mientras cortaban cabezas. Es un detalle fundamental, ya que debido a ésto luego podían narrar las hazañas bélicas de su bando al resto del pueblo que no había asistido a la lucha y así mejorar la opinión de éste hacia el caudillo correspondiente, lo cual tiene mucha más importancia de lo que parece, ya que el poder en Escandinavia nunca fue hereditario, sino que se conseguía por méritos. Méritos que eran dados a conocer por los skalder con algunos adornos pero sin dejar de ser ciertos, ni podían mentir ni les convenía. Snorri Sturluson lo argumentó de la siguiente manera: “Y no ponemos en duda lo que se dice en esos poemas recitados ante los mismos soberanos o sus hijos(…) Porque es costumbre del poeta elogiar al hombre a quien está recitando. Pero nadie habría osado relatar al hombre historias de aventuras que todo el mundo – el hombre mismo en cuanto a eso – sabía que eran disparates o falsedades. Eso sería una muestra de desprecio, no de alabanza”

En la Orkneyinga Saga (Saga de las Islas Orcadas) podemos leer alguno de estos poemas recitados, generalmente, cuando viajaban en barco tras haber acabado una batalla. Abajo os escribo algunos ejemplos.

Más tarde, los skalder se convirtieron en poetas profesionales que iban narrando historias, heredadas de los poetas-guerreros anteriores, en las Casas Reales. Empezaron a centrarse más en la lírica que en acompañar a los guerreros y sus poemas fueron haciéndose cada vez más y más complejos, lo cual acabó dificultando su comprensión hasta el punto de que Snorri tuvo que hacer una especie de manual en su Edda Menor para que los monjes de su época pudiesen comprender y asimilar el legado de los skalder. Al final dichos poemas quedaron reservados para una especie de élite cultural como los recitadores y una audiencia con un gran conocimiento y preparación previa.

Por último, también había un ámbito del saber bastante amplio e importante que no se transmitía de padres a hijos por lo general: la ley. Ésta era administrada por ancianos juristas en el Þing, que era un proceso riguroso y complejo. La precisión de estas leyes se puede observar hoy en la Carta Ovina, un manuscrito que se puede encontrar junto con la Færeyinga Saga (Saga de los Feroeses).

Bibliografía:

Anónimo: Saga de los Feroeses, Traducción de Mariano González Campo. Miraguano Ediciones: Madrid.

Anónimo: Saga de las Islas Orcadas, Traducción de Javier E. Díaz Vera. Minotauro: Barcelona.

Graham-Campbell, James (1995): Los vikingos: orígenes de la cultura escandinava. Ediciones Folio, S.A: Barcelona.

 
Deja un comentario

Publicado por en 22 octubre, 2011 en Cultura nórdica

 

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: